Espacio Publicitario



Suscribite al mailing
Buscar

SUPLEMENTOS | Mujer | Tecnología | Autos | Deco & Co | Turismo Regional |
Sábado 18
Noviembre 2017
Hora 20:23 pm

TODO EL
CLIMA




Seguínos en:



HOME
PERGAMINO
REGIÓN
PAÍS
MUNDO
DEPORTES
ESPECTÁCULOS
MUNDO INTERIOR



Home | Mundo

Mundo  |  19, Febrero 2013

Tormenta en El Vaticano




Compartir


El mundo católico se conmocionó con la noticia de la renuncia de Benedicto XVI. En los últimos 600 años solamente Gregorio XII había tomado esa decisión en 1515. Polémica, interrogantes y hasta profecías del fin del mundo son otros ingredientes que se suman a un hecho sorpresivo.

 

Nunca tuvo el carisma de Juan Pablo II, ni se la pasó de viaje en viaje  alrededor del mundo. Lejos de mostrar un bajo perfil (¿podría hacerlo el máximo jerarca de la iglesia Católica?) más bien se destacó por su intelectualidad. Su pontificado empezó el 19 de abril del 2005 cuando fue elegido por los cardenales en el tradicional cónclave, y durante su ejercicio escribió varios libros, entre los que se destacan: "Luz del Mundo: El Papa, la Iglesia y los signos de los tiempos. Una conversación con Peter Seewald", de Editorial Herder; "Jesús de Nazaret: Desde la entrada en Jerusalén hasta la resurrección", de Ediciones Encuentro;  "Jesús de Nazaret", editado por La Esfera de los Libros y "La infancia de Jesús", de Editorial Planeta.

A sus 85 años, Benedicto XVI  (el alemán Joseph Ratzinger) dice adiós y se despoja de ese poder que, aseguran los creyentes, es conferido directamente por el Espíritu Santo. Una situación extraña, particular y a primeras luces inexplicable, que hará que el Papa en retiro, sin lugar a dudas, pase a la historia. A partir de ahora se especula acerca del sucesor. Algunos, inclusive, vaticinan la llegada del temido "Papa Negro" que, según cierta profecía racista, marcará el final de los tiempos. Otros aseguran que el nuevo monarca tendrá que venir de tierras diferentes a las europeas y apuestan por un representante de África o Latinoamérica.

La renuncia del Papa no se filtró en los medios de comunicación antes de ser anunciada por el propio Benedicto XVI, un hecho que ha pasado inadvertido y que podría considerarse una señal de la soledad en la que vivía. Fuera de los achaques de su edad, una serie de escándalos en la Iglesia Católica terminaron, quizás, por minar la voluntad del Sumo Pontífice. Tal y como sucedió con "WikiLeaks" (Organización de Julian Assange que enseñó al mundo, desde su página web, miles de documentos confidenciales de las embajadas de Estados Unidos en todo el mundo, y que daban cuenta de la descarada intromisión del Gobierno norteamericano en los asuntos de países soberanos), en Italia se vivió algo similar que se conoce con el nombre de  "VatiLeaks".  Hablamos de la publicación de documentos reservados que contenían indicios sobre malos manejos de dineros del Banco Vaticano y otras irregularidades administrativas. Muchos aseguran que el "VatiLeaks" demuestra las intrigas que existen dentro de la más alta jerarquía eclesiástica, pues se presume que quien mostró dichos documentos gozaba de la confianza del jerarca. Dado el carácter conservador de Benedicto, su poca exposición mediática y tratándose de un pensador que elaboró varias encíclicas destinadas a orientar al pueblo católico, la presión que implica no darle la espalda a esa corrupción y, además, hacerle el quite o tapar los interminables casos de abuso de menores ejecutados por sacerdotes, serían, tal vez, algunas de las poderosas razones que llevaron al Papa a hacerse a un lado, alejarse y entregarse, en adelante, a su recogimiento interior.

Con el miércoles de ceniza llega la Cuaresma, tiempo de preparación para una de las celebraciones más importantes del catolicismo: la Semana Santa. Son cuarenta días previos a la conmemoración de la muerte de Jesús y su resurrección. Benedicto XVI dijo que ejercerá sus funciones hasta el 28 de febrero. Tendrá que convocarse, entonces, un nuevo cónclave y efectuar la votación de los cardenales. La diferencia radica, esta vez, en que no se escogerá a un Papa por la muerte de quien ostentaba esa dignidad. Benedicto deberá enfrentar todavía la incertidumbre que generó su renuncia irrevocable. Mientras tanto, los feligreses- regados a la largo y a lo ancho del planeta- aún no terminan de aceptar y entender que un hombre investido por Dios con los poderes y privilegios de un santo, haya decidido volver a ser uno más en el rebaño de todos los mortales.

 

Por Carlos Eduardo Rojas Arciniegas (Bogota, Colombia)

 




Comentarios


 
No se han ingresado comentarios.

¡Enviá tu comentario!

  Nombre y Apellido (Requerido)

  Mail (Requerido) No será publicado


































Recepción de Avisos / Comercial:
publicaciones@celpinf.com.ar
Atención de 8 a 12:30 y de 16 a 19 horas.

Redacción:
diarioelpergaminense@gmail.com

HOME PERGAMINO REGIÓN PAÍS MUNDO DEPORTES ESPECTÁCULOS Legales | Publicá tu noticia


Copyright 2012. ElPergaminense.com | Todos los derechos reservados.