Espacio Publicitario



Suscribite al mailing
Buscar

SUPLEMENTOS | Mujer | Tecnología | Autos | Deco & Co | Turismo Regional |
Martes 21
Noviembre 2017
Hora 12:41 pm

TODO EL
CLIMA




Seguínos en:



HOME
PERGAMINO
REGIÓN
PAÍS
MUNDO
DEPORTES
ESPECTÁCULOS
MUNDO INTERIOR



Home | Mundo

Mundo  |  11, Abril 2013

Protesta en contra de la dictadura mediática




Compartir


Una aguda polémica se ha generado en Colombia a raíz de la transmisión de la serie “Los tres caínes” que narra- a su manera- el nacimiento del paramilitarismo en Colombia, basado en la historia de los hermanos Castaño (Fidel, Carlos y Vicente), quienes desataron una feroz y sangrienta persecución a la izquierda colombiana.

 

Hace un par de años  se presentó en España un hecho inusual que contradice aquella teoría que afirma que los televidentes son personas manipulables y sin criterio a la hora de evaluar el contenido los programas que ven. En octubre del 2011 "La Noria", programa del canal español Telecinco,  emitió una entrevista a  Rosalía García, madre de un menor de edad a quien le dicen "El Cuco", acusado en ese entonces de encubrir el asesinato y la violación de la joven Marta del Castillo.  Luego se supo que el canal le ofreció diez mil euros a Rosalía para que hablara en dicho programa. A partir de ese momento aparecieron voces que rechazaron, vehementemente, la actitud de Telecinco al pagar una suma de dinero a la madre de un delincuente con el propósito de obtener más audiencia. Pero fue el bloguero Pablo Herreros el que se encargó de ir más allá y pidió a todas las empresas que retiraran su pauta comercial de "La Noria". Ante la presión de la comunidad, especialmente vía internet, el espacio se quedó sin anunciantes y, finalmente, meses después tuvo que ser retirado de la parrilla de programación.

La televisión colombiana no escapa a esa polémica que cuestiona aquella especie de "dictadura mediática", capaz de someter a su audiencia a los vaivenes del rating. "La viuda de la mafia", "El cartel de los sapos", "Sin tetas no hay paraíso" y "Escobar, el patrón del mal" son ejemplos de las más  recientes producciones, cuya estructura resalta la cultura mafiosa y violenta que, lamentablemente, todavía hace presencia en la sociedad colombiana.  Sin embargo, la serie "Los tres caínes" del canal RCN, ha sido la que más voces de protesta ha levantado en la opinión pública. Y quizá se deba a que toca un tema muy sensible: el nacimiento del paramilitarismo, contado a partir de la vida de los hermanos Castaño.

El libretista de la historia, Gustavo Bolívar, y los directivos del canal se defienden al sostener que son hechos lamentables que no se pueden ocultar. Y a renglón seguido argumentan que, luego de un estudio muy serio de mercadeo, concluyeron que ese es el tipo de contenidos que quieren ver los colombianos. No obstante, y pocos días después de lanzada la serie, se conformó un grupo en twiter y en facebook denominado "Noen3caines" que pedía directamente a las empresas retirar su publicidad, toda vez que "Los tres caínes" es una clara apología a la violencia y un irrespeto a las miles de víctimas que dejó el paramilitarismo en el país. Algunas de esas empresas, al ver que la protesta tomaba cada vez más fuerza, decidieron retirar sus comerciales de aquel espacio.

Los medios masivos de comunicación tienen una responsabilidad social que se traduce en tres aspectos fundamentales: educar, informar y entretener sanamente. Que lo cumplan o no es algo que le corresponde determinar tanto a las autoridades encargadas de vigilar esos espacios, como a los espectadores que, día a día, prenden sus televisores.

Representantes de los medios aseguran que, de prosperar esos mecanismos de presión,  se le abrirían las puertas a una censura que contradice la libertad de expresión. Por otro lado, la pregunta que se hacen muchos televidentes es: ¿Qué herramientas existen para defender los derechos de las personas que están al frente de la pantalla?

Aún es muy prematuro para determinar si la protesta logra que  "Los tres caínes"  quede sin anunciantes. RCN se mantiene en su posición: sacar el programa ahora sería ceder a la presión de unos pocos. Mientras tanto, la violencia continúa en  su papel protagónico, contada todos los días en imágenes, sonidos y actores que pretende enseñarnos, a través de la narración subjetiva de un libretista, la historia de sangre y muerte de las últimas décadas en el país.

 

Carlos  Eduardo Rojas Arciniegas (Bogota, Colombia) 

 




Comentarios


 
No se han ingresado comentarios.

¡Enviá tu comentario!

  Nombre y Apellido (Requerido)

  Mail (Requerido) No será publicado


































Recepción de Avisos / Comercial:
publicaciones@celpinf.com.ar
Atención de 8 a 12:30 y de 16 a 19 horas.

Redacción:
diarioelpergaminense@gmail.com

HOME PERGAMINO REGIÓN PAÍS MUNDO DEPORTES ESPECTÁCULOS Legales | Publicá tu noticia


Copyright 2012. ElPergaminense.com | Todos los derechos reservados.