Suscribite al mailing
Buscar

SUPLEMENTOS | Mujer | Tecnología | Autos | Deco & Co | Turismo Regional |
Martes 25
Julio 2017
Hora 13:35 pm

TODO EL
CLIMA




Seguínos en:



HOME
PERGAMINO
REGIÓN
PAÍS
MUNDO
DEPORTES
ESPECTÁCULOS
MUNDO INTERIOR



Home | Mundo

Mundo  |  16, Abril 2013

Marcha para recordar a las víctimas y apoyar el proceso de paz




Compartir


Pese a los señalamientos y a la crítica de quienes se oponen a los diálogos de paz en La Habana, miles de colombianos marcharon para exigirles al Gobierno y a las FARC que terminen de una vez por todas con el conflicto interno.

 

A finales de la década de los cuarenta, Colombia se estremeció por un hecho que marcó para siempre su historia: el asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948. Bogotá fue el escenario de ese  crimen que desencadenó en gran parte la violencia que aún padecemos.  Juan Roa Sierra, el asesino, terminó linchado por una multitud que, posteriormente, se dedicó a saquear almacenes y a incendiar varias edificaciones. Ese día se conoce como "El bogotazo", que redujo a cenizas no solo parte de la Capital, sino también el alma de un país que empezó a desangrarse.

Sesenta y cinco años pasaron y no se sabe casi nada de los móviles que impulsaron a Roa Sierra, como tampoco se ha logrado esclarecer si existió autoría intelectual en el magnicidio. Pero la fecha se volvió tan simbólica que, además de conmemorar la muerte de Gaitán, se escogió en el 2011 por la "Ley de Paz" para rendir un homenaje a las víctimas del conflicto colombiano. Entonces, cada 9 de abril- a partir del 2012- se recordarán, junto a Gaitán,  a más de cuatro millones de compatriotas que, según las estadísticas, pagaron con su vida la guerra interna que todavía se desarrolla en el país.

El 9 de abril de este año tuvo una connotación especial, puesto que  se convocó a la población a marchar con el propósito de apoyar el proceso de paz con la guerrilla que se lleva a cabo en La Habana. El movimiento social y político Marcha Patriótica, liderado por la ex congresista Piedad Córdoba, se encargó de lanzar la iniciativa. Luego se sumaron el gobierno de Juan Manuel Santos y sus ministros,  la mayoría de funcionarios públicos (Fiscalía, Congreso, gobernaciones, concejales, alcaldes, entre los que se destaca el de Bogotá Gustavo Petro), algunos gremios, diferentes organizaciones defensoras de derechos humanos, colectivos artísticos, estudiantes, indígenas, campesinos. Y, al final de la jornada, un dato que sorprendió a los escépticos: un millón de personas marcharon en Bogotá.

Críticos de los diálogos de paz, entre ellos el ex presidente Álvaro Uribe, no contentos con pedirle a los colombianos que rechazaran la movilización,  aseguraron  que la marcha del pasado 9 de abril estaba infiltrada por la guerrilla. Inclusive el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, dijo que las FARC desde Cuba habían financiado, a través  Marcha Patriótica,  el desplazamiento de los campesinos e indígenas que llegaron a Bogotá. Acusación contradictoria, si tenemos en cuenta que el  Presidente Juan Manuel Santos negó categóricamente cualquier vínculo de la manifestación pacífica en favor de la paz con la insurgencia.

Los medios masivos de comunicación, por su parte, se encargaron de hacerle eco a las acusaciones de quienes se oponen a la política de paz iniciada por Santos.  Quisieron mostrar a cientos de miles de personas desorientadas y que no sabían a ciencia cierta por qué concurrían a la marcha. De esta manera, buscaron dejar en el ambiente del acto multitudinario cierto olor  a manipulación.

Se hace necesario recordar que los movimientos sociales en Latinoamérica  tienen capacidad suficiente de organización.  A fuerza de enfrentar persecuciones, señalamientos malintencionados  y ataques de todo tipo, estos movimientos lograron mantenerse en el tiempo y en el espacio gracias a un valor que hoy es muy difícil de encontrar: la solidaridad.

Quizá el ciudadano de a pie, acostumbrado al aislamiento y la indiferencia, no entiende los lazos que se generan al interior de las comunidades. De ahí que tal vez pueda resultarle inverosímil  que miles de colombianos se hayan reunido en la capital desde diferentes puntos de la geografía nacional, para reivindicar su papel como constructores de sociedad y exigir su derecho a vivir en paz. 

 

Por Carlos Eduardo Rojas Arciniegas (Bogotá, Colombia)




Comentarios


 
No se han ingresado comentarios.

¡Enviá tu comentario!

  Nombre y Apellido (Requerido)

  Mail (Requerido) No será publicado






























Recepción de Avisos / Comercial:
publicaciones@celpinf.com.ar
Atención de 8 a 12:30 y de 16 a 19 horas.

Redacción:
diarioelpergaminense@gmail.com

HOME PERGAMINO REGIÓN PAÍS MUNDO DEPORTES ESPECTÁCULOS Legales | Publicá tu noticia


Copyright 2012. ElPergaminense.com | Todos los derechos reservados.