Espacio Publicitario



Suscribite al mailing
Buscar

SUPLEMENTOS | Mujer | Tecnología | Autos | Deco & Co | Turismo Regional |
Sábado 23
Septiembre 2017
Hora 00:44 am

TODO EL
CLIMA




Seguínos en:



HOME
PERGAMINO
REGIÓN
PAÍS
MUNDO
DEPORTES
ESPECTÁCULOS
MUNDO INTERIOR



Home | Mundo

Mundo  |  6, Mayo 2013

Ecos del primero de mayo




Compartir


Día en el que se expresaron emociones reprimidas y que, además, sirvió para recordarnos que el sistema económico aniquila la esperanza del hombre del siglo XXI.


En muchos países del mundo se conmemoró el día del trabajo cuya fecha, 1 de mayo, es un homenaje a quienes lucharon en Chicago- Estados Unidos- por la reducción de la jornada laboral de 18 a 8 horas diarias. Por eso, quizá, las manifestaciones que año a año se realizan, más que motivo de alegría, se convierten en una protesta masiva contra el desempleo, el aumento de la edad de jubilación, el recorte de gasto social por parte del estado, entre otras razones. Llama poderosamente a atención, eso sí,  que en Estados Unidos no se celebre el día del trabajo el 1 de mayo.  Y llama la atención porque fue en aquella nación donde, precisamente, se desencadenaron los hechos que terminaron por darle la razón a los que pedían sus reivindicaciones laborales.  

Las cosas no han cambiado mucho. Los abusos de todo tipo están a la orden del día. Ni siquiera la OIT (Organización Internacional del Trabajo) ha logrado transformar esa mentalidad de quienes todavía explotan al ser humano para obtener dinero. Las maquilas, aquellos lugares en los que hombres, mujeres y hasta niños trabajan de sol a sol a cambio de salarios miserables, son un buen ejemplo de las difíciles condiciones  a las que están expuestas las poblaciones vulnerables. Generalmente son reductos muy bien aprovechados por  empresas  de renombre que se benefician  al subcontratar mano de obra barata.  Allí confeccionan cantidades importantes de productos (camisas, pantalones, balones, etc.) que luego son enviadas al lugar donde se encuentra lo que podríamos llamar la "Casa matriz". Una vez en el país de origen, los productos son etiquetados con la marca para luego ser repartidos en el mundo entero. Eso incluye los sitios en los que se hicieron (en su mayoría manualmente) los artículos, solo que ahora a precios exorbitantes. Mientras tanto,  los trabajadores de las maquilas no cuentan con seguridad social, ni están protegidos por las normas del derecho laboral. Se dice que importantes marcas deportivas como Nike, utilizan estos espacios  en la elaboración de balones de fútbol o cualquier prenda deportiva de su amplio catálogo.  Las precarias condiciones laborales no son, sin embargo, exclusividad de las maquilas. Basta recordar la tragedia la semana pasada en Bangladesh, después del colapso de un edificio en el que había varias fábricas textiles y trabajaban hacinadas miles de personas. La negligencia del dueño de la edificación y de las autoridades es una de las causas de esa catástrofe en la que ya hay más de 300 muertos y 1.200 heridos.

La crisis financiera, que tiene a la Comunidad Económica Europea al borde de la separación, se reflejó en las marchas del 1 de mayo.  En España, Grecia, Portugal, Italia, entre otros, los sindicatos que aún subsisten salieron junto a los "Parados" (ese grupo cada vez más grande de ciudadanos europeos que quedó en la calle sin la posibilidad de recibir un salario) a reclamar su derecho una vida digna. Lo mismo sucedió en estados como Rusia que fueron potencias  mundiales y hoy ven cómo el libre mercado y la globalización dejaron en el pasado aquella demostración de fuerza y poderío.

En Latinoamérica no es mejor el panorama. Una  Venezuela dividida salió a expresar su sentimiento en dos manifestaciones: la opositora y la oficialista. En Colombia, México, Chile, el descontento generalizado se vio en enfrentamientos con la policía. A los sindicatos se unieron agrupaciones  de anarquistas que no creen en ningún modelo económico y solamente esperan que el actual se desmorone y  así poder construir otro encima de sus ruinas.

Por fortuna, en medio de la desesperanza, la rabia contenida y la incertidumbre, hubo un país que vivió un carnaval. Las imágenes del 1 de mayo en La Habana- Cuba fueron impactantes. Centenares de miles de cubanos sonrientes, con banderas de su patria,  llenos de música y colorido se tomaron las calles de la isla y, aparte de celebrar con alegría el día del trabajo, aprovecharon la ocasión para hacerle un homenaje al recientemente fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez. Encabezó la marcha Raúl Castro y se trató de un acto que, a la vez, le demostró al mundo que sí es posible alcanzar la dignidad por un camino distinto.


Por Carlos Eduardo Rojas Arciniegas (Bogota, Colombia)

 




Comentarios


 
No se han ingresado comentarios.

¡Enviá tu comentario!

  Nombre y Apellido (Requerido)

  Mail (Requerido) No será publicado


































Recepción de Avisos / Comercial:
publicaciones@celpinf.com.ar
Atención de 8 a 12:30 y de 16 a 19 horas.

Redacción:
diarioelpergaminense@gmail.com

HOME PERGAMINO REGIÓN PAÍS MUNDO DEPORTES ESPECTÁCULOS Legales | Publicá tu noticia


Copyright 2012. ElPergaminense.com | Todos los derechos reservados.