Suscribite al mailing
Buscar

SUPLEMENTOS | Mujer | Tecnología | Autos | Deco & Co | Turismo Regional |
Lunes 29
Mayo 2017
Hora 17:53 pm

TODO EL
CLIMA




Seguínos en:



HOME
PERGAMINO
REGIÓN
PAÍS
MUNDO
DEPORTES
ESPECTÁCULOS
MUNDO INTERIOR



Home | Mundo

Mundo  |  28, Mayo 2013

Temor por violencia xenófoba en Europa




Compartir


El asesinato de un soldado inglés en un barrio de Londres, a manos al parecer de islamistas radicales, alerta a Europa sobre una posible ola de violencia xenófoba hacia los musulmanes.

Después de los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos, se desató una verdadera cacería de brujas. El Dios de occidente, pacificador y justiciero, fue invocado por el Presidente norteamericano de aquel entonces, George W. Bush, para declararle la guerra a los musulmanes,  señalados de ser los causante de los ataques terroristas.

La generalización puso al mundo islámico en el ojo del huracán, sin importar que la mayoría de  seguidores de Alá sean pacíficos.  Aún así, Afganistán e Irak recibieron el peor castigo al ser atacados con el pretexto de combatir las fuerzas del mal. Ahora es Irán, otra nación de mayoría musulmana,  la acusada de esconder en su programa nuclear una estrategia que pone en riesgo al planeta.

Dicen los expertos que dicha nación ya está en condiciones de fabricar una bomba atómica, lo que la pone en la mira de un posible ataque internacional. Y mientras tanto, la desinformación, los juicios a priori y el desconocimiento sobre las culturas diferentes a la occidental, generan una sensación de incertidumbre, miedo e inseguridad.

Esa estigmatización tarde o temprano tiene sus consecuencias, como lo demuestran algunos hechos de ese siglo. Francia, por ejemplo, vivió en el 2005 una de las peores muestras de lo que es la rabia reprimida. Miles de jóvenes  inmigrantes- e hijos de inmigrantes con nacionalidad francesa- protestaron por la muerte de tres musulmanes de origen africano a manos de la policía.

Los disturbios se caracterizaron por la quema de automóviles. La violencia duró varios días, pero la herida que dejó aún no ha cicatrizado. De esta manera, la semilla del odio queda sembrada  en el  lugar menos esperado. Hay culturas que se creen- o pretenden- ser superiores a las otras. Entonces no es extraño que alguien que se sienta agredido quiera cobrar venganza y saldar cuentas pendientes.

Europa está de nuevo al borde de una explosión de xenofobia, luego de la muerte  un soldado inglés en Londres. Las palabras de uno de los asesinos (musulmán de origen africano) parecen revivir esos viejos temores de una ola de acciones en respuesta a la humillación que ha padecido el pueblo musulmán.

El hombre, tras haber cometido el delito, dijo delante de una cámara que lo filmaba: "Juramos por Alá todopoderoso que nunca dejaremos de combatiros"... "Debemos combatirlos como ellos nos combaten. Ojo por ojo, diente por diente"..."Pido perdón porque las mujeres hayan tenido que ser testigos de esto hoy, pero en nuestra tierra nuestras mujeres deben ver lo mismo".

Distintas agrupaciones islámicas rechazaron de inmediato este hecho. Lo propio hizo el Gobierno inglés, en cabeza del Primer Ministro David Cameron, quien, además, aseguró que se trató de una acción terrorista. Las declaraciones de Cameron, lejos de prevenir a los ciudadanos, pueden convertirse en el combustible que alimente la xenofobia hacia los musulmanes o cualquier cultura diferente a la inglesa.

En adelante volverán los controles excesivos en los aeropuertos, en el metro y en los terminales de buses. Las calles de las principales ciudades europeas se transformarán en escenarios en los que la paranoia hará que se desconfíe del que camina al lado, del que tenga nombre extraño o apariencia extranjera. De una u otra manera, dirán algunos, restringir las libertades individuales será una forma de garantizar el bienestar común. 

Tal y como sucedió en Boston (luego de los atentados con bombas caseras perpetrados por los hermanos Tsarnaev nacidos en Chechenia) los medios masivos de comunicación se encargarán de convertir en espectáculo lo que suceda después. Y, dentro de esas consecuencias, se encuentra la discriminación que tendrán que soportar aquellos que representen  determinadas culturas o maneras  diferentes de pensar.


 

Por  Carlos Eduardo Rojas Arciniegas




Comentarios


 
No se han ingresado comentarios.

¡Enviá tu comentario!

  Nombre y Apellido (Requerido)

  Mail (Requerido) No será publicado






























Recepción de Avisos / Comercial:
publicaciones@celpinf.com.ar
Atención de 8 a 12:30 y de 16 a 19 horas.

Redacción:
diarioelpergaminense@gmail.com

HOME PERGAMINO REGIÓN PAÍS MUNDO DEPORTES ESPECTÁCULOS Legales | Publicá tu noticia


Copyright 2012. ElPergaminense.com | Todos los derechos reservados.