Suscribite al mailing
Buscar

SUPLEMENTOS | Mujer | Tecnología | Autos | Deco & Co | Turismo Regional |
Lunes 29
Mayo 2017
Hora 17:54 pm

TODO EL
CLIMA




Seguínos en:



HOME
PERGAMINO
REGIÓN
PAÍS
MUNDO
DEPORTES
ESPECTÁCULOS
MUNDO INTERIOR



Home | Mundo

Mundo  |  6, Julio 2013

Intimidación




Compartir


El día en el que varios países europeos cerraron sus cielos al avión del Presidente de Bolivia, Evo Morales, quedó en evidencia la vulnerabilidad de quienes se enfrentan al único poder sobre la tierra.

Cuando el mundo supo por Edward Snowden (ex gente de inteligencia norteamericano) que organizaciones de inteligencia de  Estados Unidos espiaban los correos electrónicos y las comunicaciones vía celular de cualquier extranjero dentro y fuera de sus fronteras,  la Comunidad Europea elevó su voz de protesta y le pidió explicaciones a Obama. Mientras  el escándalo generaba todo tipo de reacciones en los cuatro continentes, Snowden empezaba su propio drama y, a la vez,  una carrera contra el reloj para conseguir asilo político. Nadie ha querido, sin embargo, aceptar su solicitud. Inclusive Rusia (donde se encuentra ahora confinado en el aeropuerto sin posibilidades de salir o abordar vuelos) ya dejó entrever la incomodidad de mantener en su territorio a uno delos hombres más buscados del planeta; y aunque Vladimir Putín se negó a entregarlo a los estadounidenses o extraditarlo, en las últimas horas  le manifestó al ex agente que ya era hora partir y buscar otros horizontes.

Lo anterior, quizá, como consecuencia de un suceso inédito y a la vez absurdo que se convirtió en una de las noticias más importantes en lo que va corrido de la semana: el vuelo interminable que tuvo que soportar el Presidente de Bolivia, Evo Morales,  en cielo europeo.

 La situación se dio porque, según informaciones de fuentes confiables,  Snowden también había subido al avión que llevaría de regreso a La Paz a Evo Morales, luego de su visita diplomática a Moscú. De inmediato, Francia, Italia, Portugal e Italia le prohibieron a la nave del Presidente  Boliviano utilizar su espacio aéreo. Sin poder movilizarse, y ante la imposibilidad de mantenerse en el aire indefinidamente, al piloto del avión de Evo no le quedó otra alternativa que aterrizar de emergencia en Viena- Austria, donde permaneció 14 horas. Durante esa escala forzosa, se comprobó que Snowden no viajaba en la nave.  La posibilidad del viaje del prófugo fue un rumor que se volvió certeza y terminó por afectar a un Jefe de Estado. En vista de la falsa alarma, las autoridades aeronáuticas autorizaron la salida del vuelo que, horas más tardes, hizo otra parada para reabastecerse  esta vez en Islas Canarias- España.

Por fortuna la historia tuvo un final feliz. Evo aterrizó en La Paz. Allí  fue recibido como héroe, al tiempo que sus homólogos latinoamericanos mostraron su solidaridad y calificaron de agresión el hecho. Inclusive se convocó a la UNASUR (Organización que agrupa a las naciones del área)  para demostrar unidad y apoyar al mandatario boliviano y rechazar la actitud hostil de la que fue víctima.

Llama la atención que los países europeos implicados en el incidente de Evo Morales, fueron los primeros en manifestarse en contra del espionaje ejecutado por Estados Unidos.  Sin embargo, no tuvieron ningún problema en tratar al Presidente boliviano, prácticamente, de delincuente y poner en peligro su vida al impedir que el avión atravesara sus cielos. Una contradicción que pone en evidencia la sumisión y fragilidad de los gobiernos.

No cabe duda que ante la presión ejercida por el poder de Estados Unidos (que entre otras cosas niega al asegurar que no tuvo nada que ver en la decisión europea de cerrar el espacio aéreo)  la mayoría cede, así quede en entredicho su soberanía y dignidad. Lo único cierto es que el país del norte, herido en su orgullo al sentirse atacado, es capaz de mover sus fichas hasta doblegar a quien se atreva a desafiarlo.  

En el caso de Snowden (al igual que en el de Julian Assange,  perseguido por destapar la intromisión de la embajada estadounidense en los asuntos internos de gobiernos amigos a través de  Wikileads, y en la actualidad refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres) no estamos hablando de un terrorista o de un asesino. Se trata de un hombre que le contó al mundo la falta de escrúpulos de una potencia que siempre juega sucio para mantener su supremacía y esa ilusión  de "Sueño americano" que, en palabras del desaparecido escritor mexicano Carlos Fuentes, se parece  más bien a una pesadilla.


 

Por Carlos Eduardo Rojas Arciniegas (Colombia)




Comentarios


 
No se han ingresado comentarios.

¡Enviá tu comentario!

  Nombre y Apellido (Requerido)

  Mail (Requerido) No será publicado






























Recepción de Avisos / Comercial:
publicaciones@celpinf.com.ar
Atención de 8 a 12:30 y de 16 a 19 horas.

Redacción:
diarioelpergaminense@gmail.com

HOME PERGAMINO REGIÓN PAÍS MUNDO DEPORTES ESPECTÁCULOS Legales | Publicá tu noticia


Copyright 2012. ElPergaminense.com | Todos los derechos reservados.